La primera inversión se anunció en noviembre de ese año: compró un 25% de la cartera de propiedades de la firma The Crown Estate en la comercial zona de Regent Street, en Londres, con más de 75 tiendas entre ellas una Apple Store, por 425 millones de libras.

Favorecido por la compra de nuevos activos y la revalorización de los existentes, el valor de su participación en inmuebles era de 52.000 millones de coronas (6.300 millones de euros) a finales de 2013, un 108% más que en 2011.

El área inmobiliaria representaba el 1% de los activos totales del fondo (más de 5 billones de coronas o 608.200 millones de euros) en 2013, frente al 0,3% de 2011, marcándose el objetivo de que sea el 5% de la cartera, mientras reduce su exposición a la renta fija (bonos y deuda pública). El retorno de esta inversión fue de 11,8%, frente a 0,1% de la renta fija y el 26% de la renta variable.
See on www.expansion.com